La experiencia de enseñar

Soy Físico.

Después de estar más de cinco años dedicado a aprender e investigar en Física (de partículas elementales), mi primera experiencia en Docencia ha sido La experiencia. Nunca antes enseñé a nivel universitario. Dejo de lado los cortos tres meses que fui profesor de colegio, porque eso es otro mundo, que sea más o menos complicado que la docencia universitaria, es algo que no voy a discutir. Pero lo dejo de lado porque el tiempo fue muy corto y porque, como dije antes, es otro mundo.

Entonces, nunca antes enseñé. Ahora ya cumplí dos años en la Universidad del Atlántico. Cuatro semestres completos de cursos (más un período intersemestral). Doce cursos (no siempre distintos) de física en diferentes áreas y carreras. Cada uno, en su momento, fue un reto, requirió de mi parte un esfuerzo enorme, me exigió alta concentración y dedicación. Mucho más, de hecho, que otros con más experiencia. Y bueno, ¿ya mencioné que soy Físico? Digo, es que no tengo preparación en docencia ni en pedagogía. No quisiera que sonara a excusa pero…

Este semestre tengo en mis manos (por segunda ocasión) la gran responsabilidad que conlleva ser el primer profesor de física de los estudiantes de la carrera de Física (valga la repetición de la palabra). Este curso es bien interesante y en realidad es un reto importante. Y una de las situaciones que llaman mucho la atención es la realidad que enfrenta el estudio de las ciencias: pocos quieren hacerlo. A primera vista, no pareciera que esto fuera así, porque se inscribieron 40 estudiantes en el curso. Esto quiere decir que, por lo menos, 40 de los aspirantes a ingresar a la Universidad, eligieron el caminos de la Física. Sin embargo, una observación más atenta revela que tan solo alrededor del 15% de verdad querían estudiar esta carrera. El restante 85% están en mi curso porque no alcanzaron el puntaje necesario en el examen de admisión para acceder a la carrera que querían. Así, llegaron a Física porque fue su “segunda opción”.

Así que uno se enfrenta a un grupo de personas que, además de su corta edad (un promedio que apenas llega a los 18 años), no tienen un verdadero y completo interés en el área. Muchos de ellos (¿la mayoría?) esperan poder cambiarse de carrera lo más pronto posible. Ya están adentro, hay que mantenerse y buscar la forma de hacer lo que de verdad se quiere. No busco criticar, solo presentar la realidad, poner un contexto. Porque esta es una de las realidades que hace que el curso sea un gran reto. Qué maravilla sería que el primer profesor de física en la universidad lograra que los estudiantes se enamoraran de la física y desdieran quedarse, ¿no? Interesante desafío, ¿no? Por otro lado, también está la idea de que este primer curso es (debe ser) un filtro, de manera que quienes sigan en el camino sean los que deben (léase, los que tienen con qué) seguir. Entonces, más que un desafío, la cosa se convierte en una especie de amenaza, ¿no? Y sí, ciertamente uno se encuentra con grandes dificultades con los estudiantes, específicamente por sus deficiencias formativas básicas (lectura, escritura, matemáticas), pero pienso que a veces esto es una excusa que a nosotros, docentes universitarios, se nos presenta como el mejor pretexto para evitar hacer nuestro trabajo de una mejor manera. ¡Y cómo se ve esto en mi Universidad!

Soy Físico. No soy Licenciado. No soy pedagogo. ¿Es esto una disculpa, una justificación? Yo no quiero que lo sea. Por eso el uso de la palabra “reto”. Me decían, hace varios años, que yo era bueno explicando física, de hecho, me gusta hacerlo. Y este curso en particular lo quiero hacer bien. ¿Hacer que se enamoren de la física? ¿Hacer del curso un colador? ¿Un poco de las dos? Una cosa es segura: deberá ser (mucho) mejor que el del semestre pasado. Quisiera aprender a enseñar y no sé si la práctica sea el mecanismo más adecuado para lograrlo.

Ah, y ya que retomo la escritura, espero muy pronto volver a comentar sobre física y sobre neutrinos.

Anuncios

3 pensamientos en “La experiencia de enseñar

  1. Una de las cosas que en general más me cuesta a mí, no sólo en la docencia, es hacer evidente lo que para mí lo es. Por eso, por ejemplo en el curso de Física I la energía implicada en cada clase es extraordinaria. Pues por un lado están los fenómenos más comunes que nos rodean pero que aveces resultan igual oscuros para el que piensa en ellos por primera vez, y por el otro esta el que para mí es obvio que el cosmos y la física son un goce total, mientras que el estudiante promedio está sentado en el salón por un diploma.

    • Qué buen punto ese, Diego. Lo evidente, lo obvio, lo claro. Con mucha frecuencia me escuchaba diciendo alguna de esas tres palabras cuando presentaba la explicación de algún tema. Después, por señalamientos de terceros y por reflexión propia, he venido corrigiendo esto y cuando se me sale, de hecho me disculpo con les estudiantes. Sobre todo al comienzo, resulta muy complicado ser consciente de que en la docencia, en la enseñanza de la física, no se puede dar algo por evidente, así lo sea para uno mismo.
      Y bueno, lo de estar sentado en el salón por un diploma es algo a lo que me vi enfrentado en un curso de especialización. Y lo más triste es que todo el programa fue patrocinado por la gobernación para los profesores de colegios y escuelas. ¿Qué podemos esperar cuando el mismo estado se comporta de esta manera? Habrían varias cosas más por decir al respecto, pero mejor dejemos así…

  2. Me agrada que comiences a valorar el espacio de la docencia. Pues ese es el campo en que te desempeñas, ser profesor es difícil, y si te acuerdas de tu formación y te pones en los pantalones de uno de tus profesores, podrás aproximarte, a los conflictos que vivió, los esfuerzos por valorar los diferentes ritmos de aprendizaje, y por tratar de que aflore, lo mejor de cada quien, en las acciones. No existen recetas, los cursos se hacen con cada uno de los grupos con los que se comparte. La física y en particular su enseñanza debe ser para todos. No debe ser excluyente. Debemos crear ambientes que propicien retos a los estudiantes, pues si esto no se da no hay aprendizajes…
    Con cariño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s